La campaña #OutsourcingMustFall se convierte en punto de referencia para la clase trabajadora.

A través de África del Sur protestas y huelgas de los trabajadores y los estudiantes continúan en todo el sector de la educación superior. Las protestas en la Universidad del Estado libre (UFS) acapararon los titulares en la noche del lunes al denunciar los trabajadores y estudiantes negros que fueron atacados por una turba de blancos aficionados al rugby en un partido del campus. Los manifestantes solamente estaban tratando de conseguir la atención del vicerrector que estaba entre el público.

Los detenidos fueron las víctimas de la violencia, no los autores, lo que revela la agenda anti-obrera de la policía. El mismo día más temprano, trabajadores y estudiantes en la UFS habían sido víctimas de una severa represión policial. Treinta y cuatro fueron detenidos, incluyendo a Trevor Shaku, un miembro del Comité Ejecutivo del WASP y Coordinador Nacional del Movimiento Juvenil Socialista (SYM - ala juvenil de WASP). Protestaban para exigir la aplicación de un acuerdo alcanzado con la dirección para poner fin a la externalización y la duplicidad salarial. Los treinta y cuatro están ahora en libertad bajo fianza.

Los videoclips de los estudiantes negros que recibieron fuertes golpes en el partido de rugby se volvieron virales en las redes sociales y se mostraron en las noticias. El manifestante que aparece con camiseta blanca en primer plano del video, es el miembro del WASP y SYM Itumeleng Lecheko. Inevitablemente, las tensiones raciales han aumentado en todos los campus. Una turba de blancos reaccionaria atacando una protesta clase obrera era una reminiscencia de los peores momentos de la polarización racial en la lucha contra el sistema de segregación racista del apartheid, que terminó en la década de 1990. Trágicamente, muchos de los blancos que tomaron parte en la violencia habrían estado actuando en contra de sus propios intereses de clase en este acto sin sentido.

A pesar de la represión y la violencia de la turba, en la actualidad, la administración de la UFS accedió a todas las peticiones de los trabajadores - la externalización terminará a mediados del próximo año, los salarios serán aumentados y no habrá represalias.

Lengua y transformación

Una de las características más progresistas del movimiento #FeesMustFall que infligió una humillante derrota al gobierno del ANC en octubre pasado sobre las alzas previstas de aranceles, fue la unidad de estudiantes blancos y negros en muchos campus. Sigue habiendo problemas candentes en torno a los cambios: la apertura de las escuelas para los estudiantes negros y la creación de un entorno de aprendizaje inclusivo y de apoyo – en el sector de la educación superior. Una de las cuestiones clave en torno a la transformación, especialmente en instituciones tradicionalmente afrikaners como la Universidad de Pretoria y la Universidad del Noroeste (NWU), es la política lingüística. Los estudiantes negros están en desventaja y excluidos por la prominencia de continuación de la lengua afrikaans en la cultura de estas universidades. En NWU las conferencias todavía se llevan a cabo principalmente en Afrikaans con una disposición de traducción muy insuficiente y discriminatoria para los que no lo pueden hablar.

En la cumbre del movimiento #FeesMustFall (los aranceles deben caer), muchos de los nuevos activistas estudiantiles que se organizaron fuera de los tradicionales movimientos juveniles plantearon soluciones progresivas a la cuestión de la lengua, en el sentido de las transformaciones mientras se oponían a cualquier distorsión de que la transformación fuese un ataque a los derechos culturales de la comunidad Afrikaner.

Pero con los límites de la "espontaneidad" alcanzada por ese movimiento y el fracaso para formar un nuevo movimiento nacional estudiantil - algo por lo que el WASP y SYM lucharon con uñas y dientes - las organizaciones estudiantiles tradicionales han podido regresar. En particular, el Congreso de Estudiantes de África del Sur alineado con el Congreso nacional Africano (ANC) y el Comando Estudiantil del EFF (Combatientes de la Libertad Económica) están utilizando la cuestión de la lengua para sus propios fines sectarios, alimentando el fuego de la polarización racial con el lema grosero #AfrikaansMustFall (Afrikaans debe caer).

Ellos han buscado el enfrentamiento con la organización reaccionaria estudiantil blanca AfriForum, que han estado muy feliz de unirse a la "guerra de razas" que han predicho tanto tiempo. Los choques violentos entre estas organizaciones han cerrado varios campus. El efecto es un salvavidas para el gobierno del ANC, mientras la cuestión de la construcción de un movimiento real que pueda garantizar la transformación y continuar la lucha por la educación gratuita y el fin de la externalización son empujados a un segundo plano. La tarea de construir un nuevo movimiento estudiantil nacional que una a los estudiantes de todos los orígenes para transformar la educación superior es urgente.

La lucha de los trabajadores continúa

La lucha de los trabajadores en los campus - encargados de limpieza, alimentación, guardias de seguridad y jardineros - ha sido la lucha de la clase trabajadora más importante en Sudáfrica en lo que va de este año. El movimiento organizado como la campaña #OutsourcingMustFall (el subcontrato debe caer), fue iniciado por el WASP.

El movimiento #FeesMustFall planteó la situación de los trabajadores subcontratados, con salarios tan bajos como R2,000 por mes ($ 128 dólares) y sin recibir a los beneficios del personal permanente, como parte del movimiento del año pasado contra los aranceles. En una serie de acuerdos con la administración de los planteles para poner fin a las protestas estudiantiles se incorporaron cláusulas que acuerdan internalizar a los trabajadores universitarios. Dada la confianza por la victoria de los estudiantes, #OutsourcingMustFall se puso en marcha para organizar a los trabajadores para luchar por la aplicación de los acuerdos que ya se habían ganado y luchar por ellos donde no se habían hecho.

Bajo la dirección de los miembros de WASP, seis instituciones educativas en Tshwane (Pretoria) comenzaron una huelga ilegal el 11 de enero. Cuatro de las instituciones se han puesto de acuerdo para poner fin a la contratación externa, vinculado con aumentos de sueldo de entre 100% y 300%, y la vuelta al trabajo. La huelga continúa en Tshwane South College y Tshwane North College. Por desgracia, en Tshawne University of Technology, la administración no está cumpliendo su acuerdo de no represaliar a los trabajadores que participaron en la huelga. Una masiva reunión de los trabajadores el 26 de febrero decidirá si se reanuda la huelga allí.

El movimiento se ha extendido a las universidades Bloemfontein y Ciudad del Cabo, donde los miembros del WASP están jugando el papel principal y la campaña se está organizando en las universidades de Johannesburgo.

Sin embargo, no son sólo los trabajadores universitarios que son parte del movimiento. El vacío de dirección de la clase trabajadora y la voluntad para luchar con #OutsourcingMustFall se ha convertido en un punto de referencia para la clase trabajadora en general. Mametlwe Sebei, miembro del Comité Ejecutivo del WASP y el portavoz principal de #OutsourcingMustFall fue nombrado "héroe de la semana" en una votación por los lectores de prensa diaria de Pretoria.

Varios cientos de trabajadores municipales subcontratados de Tshwane se han unido a la huelga de los trabajadores universitarios. Los trabajadores del sector del transporte, los supermercados, los bancos, funcionarios de prisiones y los departamentos gubernamentales también se están organizando bajo la campaña. Se plantea en un futuro próximo una segunda fase de la huelga bajo la dirección de #OutsourcingMustFall y el WASP, predominantemente en el sector privado.

Committee for a workers' International publications

p128

p248 01

p304 02

imgFooter1