Los manifestantes desafían la represión

Wukan en el sur de China, es descrito como una "zona de guerra" después de que cientos de policías fuertemente armados cayeron sobre sobre el pueblo esta semana, asaltando casas durante la noche, deteniendo a decenas y luego se enfrentaron a los manifestantes con gas lacrimogeno y balas de goma. La represión, aunque ordenada por autoridades de nivel inferior, es la última señal de que China ha entrado en una "edad de hielo" de represión bajo Xi Jinping, que está enfrascado en una lucha de poder de alto nivel feroz, al presidir las detenciones masivas de disidentes y niveles de censura sin precedente de los medios de comunicación y de Internet.

"La mayoría de las personas se asustaron muchisimo", dijo una persona a James Pomfret de Reuters. "... Esta vez fue una represión salvaje. Se lanzaron contra todos, los persiguieron hasta en sus casas, golpeando a la gente ".

Wukan fue conocida en todo el mundo como "el pueblo de la democracia en China" a raíz de las protestas masivas hace cinco años exigiendo el fin de la apropiación de tierras y el castigo de los funcionarios locales corruptos. Estos eventos capturaron la imaginación de la gente en todo el mundo. En diciembre de 2011, el enfrentamiento en Wukan forzó inusuales concesiones de los representantes de la dictadura china de Guangdong de nivel provincial. Muchos comentaristas de los medios en el momento teorizaron que Wukan se había convertido en un "modelo" para la reforma democrática en China.

Bajo la presión de un movimiento de masas locales decidido y bien organizado, con señales que esto podría extenderse a otros pueblos que enfrentan injusticias similares, el Régimen del Partido Comunista (CCP) se batió en retirada política táctica. Los líderes de la protesta detenidos fueron puestos en libertad y un acuerdo fue alcanzado para celebrar elecciones en las aldeas locales, que tuvieron lugar en marzo de 2012. Lin Zuluan, un veterano funcionario local CCP, se convirtió en el primer jefe del pueblo elegido. ex funcionarios de la aldea de Wukan, acusados de connivencia con los desarrolladores de la tierra y el robo de tierras de los aldeanos, fueron retirados y colocados en otras posiciones.

Sin embargo, la frustración ha crecido desde el histórico acuerdo de 2011, ya que el problema de la tierra sigue sin resolverse. La represión aumentó, con dos concejales electos del pueblo de Wukan forzados a buscar asilo en el extranjero, y el consejo elegido encontró que era impotente y que las autoridades superiores han limitado sus fondos y saboteado sus intentos por cumplir sus promesas a los votantes.

El rápido avance de ese año y las primeras esperanzas de Wukan ahora han sido descontimuadas cruelmente. Lin de 72 años de edad, fue detenido en junio y el 8 de septiembre fue condenado a 37 meses de cárcel por corrupción (supuestamente por la aceptación de $ 88,000 en sobornos para transacciones de tierras). Pocos en Wukan creen en estos cargos que tienen todas las características de una incriminación por el PCC, incluyendo una "confesión" televisada por Lin mucho antes de su aparición en la corte. Este es un truco utilizado en varias ocasiones y hoy en día se conoce como "prueba de circuito cerrado de televisión". Lin lo que en realidad hizo fue aumentar el nivel de confrontación con las autoridades del PCCh, reflejando cada vez más las frustraciones de los residentes de Wukan ’y amenazando con relanzar el movimiento de protesta de 2011. Lin fue detenido el día antes de dirigirse a un evento masivo convocado en Wukan convocado para discutir este tema.

Después de juicio-montaje de Lin, el pueblo de Wukan intensificó su acción de protesta. Los pescadores fueron a la huelga la semana pasada y las tiendas han cerrado con la población organizando lo que equivale a una "huelga general" local. Se han llevado a cabo manifestaciones diarias para exigir la liberación de Lin.

Los ecos del «4 de junio»

Los ojos del mundo están siendo testigos de una brutal represión policial - una versión a escala más pequeña de los acontecimientos del «4 de junio» (la matanza de 1989 en Beijing). Informes desde el interior del pueblo hablan de muchos residentes lesionados que temen salir de sus casas para recibir atención médica por miedo al arresto. Hay informes no confirmados de víctimas mortales. La mayoría de los informes de los medios están bloqueados con la maquinaria de censura del régimen en juego. Las autoridades amenazan con penas severas a los usuarios de Internet que difundan "información falsa" sobre Wukan. La policía ha publicado fotos de cinco líderes de la protesta y se ofreció una recompensa de 100.000 yuanes para obtener información sobre su paradero.

La policía antidisturbios se trasladó a Wukan en las primeras horas del martes 13 de septiembre para poner fin a las protestas. Asaltaron las viviendas a las 3 am haciendo 13 detenciones. Esto dio lugar a una confrontación cuando la población local se movilizó para protestar por la acción policial. Tuvieron lugar confrontaciones después del amanecer con la policía disparando balas de goma y gases lacrimógenos contra la multitud. Los residentes locales informaron que la policía tomó posiciones en los tejados y dispararon botes de gas para dispersar a la gente en las calles de abajo.

Fotos que han circulado en las redes sociales fuera de China muestran aldeanos con lo que parecen ser heridas de bala de goma. Declaraciones de Lufeng, el municipio que gobierna Wukan, culpan de los disturbios a "elementos ilegales" y el temor ahora es que una represión de largo alcance mientraso Wukan está bajo ’bloqueo’ con controles policiales armados en cada entrada del pueblo y un estado de excepción de facto. El agua y el suministro de energía eléctrica de la localidad ha sido cortado.

"El modelo de la democracia Wukan pueblo está muerto", dijo a la BBC Stephen McDonell basado en el sur de China. Se están llevando a cabo protestas en Hong Kong y es de esperar en otras partes del mundo para mostrar su solidaridad con la lucha del pueblo de Wukan. Las duras lecciones de estos eventos tienen que ser aprendidas con el fin de construir un movimiento a través de China que pueda desafiar y derrotar a la dictadura represiva de un solo partido.

Committee for a workers' International publications

p128

p248 01

p304 02

imgFooter1